Почему удобно работать с Антикредит?

На сегодня на рынке огромное множество финансовых компаний. Все они дают займ онлайн в Украине под разные проценты и на разных условиях. Заполнение анкеты в каждом банке или МФО займет огромное количество времени. Но, как выбрать лучшее предложение? Конечно, воспользоваться нашим сервисом! Заполняя анкету всего раз, вы можете отправить ее во все банки сразу одновременно. Весь процесс занимает, как правило, не более 20 минут! Вам останется только выбрать самое лучшее предложение по кредитованию. Если вы испортили кредитную историю и банки отказывает вам — это также отличный способ найти банк, который будет готов выдать микрозайм на банковскую карту украина даже с вашими текущими просрочками. Возможно, вы даже не знали о существовании этого банка, а мы найдем его для вас.

Basquiat en Brooklyn: entre un viaje de drogas y una protesta

Basquiat en Brooklyn: entre un viaje de drogas y una protesta

“Hey, hey, hey, hey…”, gritaba el artista Jean-Michel Basquiat  (1960-1988) en una de sus pinturas allá por los 80. Lo hacía una treintena de veces,

DSC_0712

Basquiat en entrevista en la proyección del Museo de Brooklyn en Nueva York.

“Hey, hey, hey, hey…”, gritaba el artista Jean-Michel Basquiat  (1960-1988) en una de sus pinturas allá por los 80. Lo hacía una treintena de veces, como si estuviese confundido, como si su mente se hubiese parado y solo pudiese fijarse con empeño en aquella llamada. Insistía también con un murciélago, calcado de modo compulsivo por todo el cuadro, o con un ojo vigilante. “Moscas, moscas, moscas, moscas…”, escribe en otra esquina.

Un paseo por la exhibición “Basquiat: los cuadernos desconocidos en el Museo de Brooklyn es al mismo tiempo una experiencia artística emocionante y un problema con la propia conciencia.

DSC_0672

Uno de los cuadernos con anotaciones de Basquiat en el Museo de Brooklyn.

En la sala se entra despacio, con nerviosismo de encontrarse por primera vez con tal leyenda. Se sabe que sus cuadernos y sus obras son tesoros en sí mismos, por el interés que envuelve a su dueño, y están enmarcadas como si de clásicos del Renacimiento se tratase. Se observa una obra tras otra y entonces se deduce que el mensaje de protesta que esconden les da sentido pero que el arte expontáneo, que a veces parece más un viaje provocado por alguna droga —en verdad abusaba de ellas—, en ocasiones hace preguntar a la conciencia si exactamente esa pieza en particular —no siempre— debería de admirarse.

DSC_0695

Obras de Basquiat en el Museo de Brooklyn.

Sus reivindicaciones se dirigien a su país y a que, por ejemplo, los únicos afroamericano famosos sean los deportistas; a las desigualdades sociales y a los excesos del capitalismo. Cada idea hace pararse a reflexionar y se deja a la imaginación el pensar si cada elemento es simplemente eso o quizás esconde un sentido más produndo.

El artista de Brooklyn Jean-Michel Basquiat pasó del arte callejero a la fama mundial en los 80. Comenzó como parte del grupo de autores de graffiti SAMO en el Lower East Side de Manhattan en los 70, cuando el hip hop emergía y la ciudad afrontaba una crisis financiera que la afeaba y la convertía en temerosa.

DSC_0699

La famosa corona de 3 puntas de Basquiat.

En ese Manhattan, en el feo, Basquiat, hijo de padre haitiano y madre portorriqueña, desarrolló su arte. En la exhibición se destaca que el artista, aunque conocido como pintor, siempre utilizó la lengua en sus obras para completar su significado. Y lo hace también en francés y en español, heredado de sus progenitores.”Abuela… abuelita”, se lee en otra de sus composiciones, salpicando una centena de palabras en inglés. Las ideas se enredan como los pensamientos en la mente, sin dejar terminar unos a otros, sin order, completamente libres.

DSC_0696

Obra de Basquiat.

Tras calentar el terreno en los 70, Basquiat empezó a exponer en galerias en los 80, se echó de novia a la entonces desconocida Madonna y se acercó al Pop Art de la mano de uno de sus mayores representantes, Andy Warhol. Cuando Warhol falleció en 1987, el artista se aisló del mundo y empeoró su adicción a las drogas y su depresión. Basquiat murió unos meses después, el 12 de agosto de 1988, en su estudio de Manhattan, de una sobredosis de heroína.

DSC_0680

Obra de Basquiat en el Museo de Brooklyn.

Influenciado por la publicidad, el cómic, la política y el hip hop —incluso grabó una canción de rap— el legado de su obra se admira hoy en Nueva York. El rapero Jay Z es uno de los que se ha empeñado en que se le recuerde y le menciona varias veces en sus canciones. Como él, también lo ha hecho de A$AP Rocky y hasta Rick Ross. “Hey, hey, hey, hey…”, continúa Basquiat en su pintura. Los críticos lo definen como “una incoherencia calculada”, que habla de raza, de cultura y del mundo.

Noticias Destacadas

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

Últimas Publicaciones

Más comentados